Califica esta nota:
(promedio: 0 sobre 0 votos)
Visitas: 0

La Petite Sweet: ¡Del Laboratorio a la Cocina!


Es una historia que siendo similar a otras que hemos relatado en esta web, tiene particularidades muy especiales, porque finalmente esto del bakery se compone de mucho talento, pero también tiene mucho de amor por lo hecho, por lo que se hizo y por lo que se está por hacer.

La protagonista se llama Catalina Bravo Toncio y su ímpetu por la pastelería la encaminó desde el Laboratorio de una Universidad a elaborar Galletas con Royal icing, Crumble de Peras, Cocadas de Lúcuma, Tortas desnudas, y otras delicias preparadas con todo el talento que ahora conocerán de primera fuente.

Amante de la Pastelería, Barista y Profesora de Biología, ¿en ese orden?

Para muchos –y para mí también en su momento-, es difícil comprender el abrupto cambio de dirección en mi vida profesional, sobre todo para aquellos que me conocieron como Profesora de Biología, y que posteriormente me vieron incursionar en Ciencia dura, al graduarme de Magíster en Microbiología en la Universidad de Chile. Hasta ese momento, no había grandes discordancias, ya que era una “Profesora de Biología, especializada en Microbiología”.

Pues bien, fue mientras realizaba los experimentos en el Laboratorio para mi tesis de postgrado, que en mis tiempos libres, comencé a elaborar muffins de diferentes sabores, siguiendo recetas que desde pequeña vi preparar a mi mamá. Apróximadamente 3 veces a la semana pasaba por varios de los Laboratorios de la Facultad, donde la venta era todo un éxito.

En ese entonces era un pasatiempo y una forma de juntar un dinero extra mientras esperaba que las bacterias y el “Dicty” (la ameba Dictyostelium discoideum, con la que trabajé), se incubaban en el Laboratorio.

Luego de graduarme del postgrado, mi pololo en ese entonces –ahora mi esposo- conoció mi faceta de “pastelera”, y me motivó a cursar la primera Certificación en Pastelería Profesional, en Culinary, una Institución muy reconocida en el ámbito gastronómico. Fue en ese momento, donde me di cuenta de cuánto me apasiona la Pastelería, y lo mejor es que lo que preparaba era del agrado de todos quienes lo probaban. Era recurrente que me preguntaran “por qué no me dedicaba a la pastelería”, en ese entonces, yo trabajaba como docente y hacía de vez en cuando, algún dulce a pedido.

A mediados del año 2016 es cuando decido dedicarme a lo que adoro, convencida de que debía trabajar en aquello que no me quitara la sonrisa los lunes, que no me importara trabajar más de 8 horas seguidas -fines de semana incluidos-; y eso no era la Docencia ni la Microbiología: era la Pastelería.

Desde entonces, he continuado perfeccionándome, constantemente asisto a cursos para aprender nuevas técnicas, no sólo en el ámbito de la Pastelería, sino también en el mundo del Café y la panadería. Pretendemos en un futuro no muy lejano, poder montar nuestra Pastelería-Cafetería “La Petite Sweet”.

En consecuencia, creo que mi historia profesional adquiere sentido al recordar la “Teoría de los Puntos”, de Steve Jobs: “No puedes conectar los puntos mirando hacia adelante; sólo puedes hacerlo mirando hacia atrás”.

¿Es idea nuestra o en el nombre de la pastelería hay 3 idiomas? ¿Hay una razón?

Efectivamente, La Petite Sweet, tiene 3 idiomas: español, francés e inglés. La verdad es que fue algo involuntario; con mi esposo pensamos en varias opciones, donde la idea era reflejar la esencia de lo que buscamos: Endulzar momentos especiales. Mi esposo mide 1,84 mt. y yo 1,57 mt., para él, yo soy “la pequeña dulce”, es por eso que, luego de combinar varias opciones, llegamos a “La Petite Sweet”.

¿Qué pretendes con La Petite Sweet?

Sorprender a nuestros clientes con un momento dulce y delicioso, donde podrán disfrutar de las mejores recetas hechas en casa, con suaves notas del amor de familia y llenas de alegría. Estamos comprometidos con nuestros clientes, con dulces únicos para momentos especiales. Distinguirnos por el sabor, el servicio, la exclusividad y el cariño puesto en cada preparación.

"Hacemos lo que nos gusta, por eso nuestras delicias son elaboradas con materias primas de la mejor calidad: sentirán el cariño con el que fue hecho cada producto. Estamos comprometidos con nuestros clientes, con dulces únicos para momentos especiales y queremos distinguirnos por el sabor, el servicio, la exclusividad y el cariño puesto en cada preparación". Catalina Bravo Toncio de La Petite Sweet.

Participaste y ganaste algunos fondos concursables. Con esta experiencia y a tu juicio; ¿Cuáles son las principales barreras para implementar una pastelería en Chile?

Era inicios de 2017 y comenzaban las postulaciones para el Capital Semilla y Abeja Emprende de SERCOTEC. Decidimos probar suerte y me dispuse a elaborar un proyecto que me permitiera optar a esos fondos, que sin lugar a dudas serían grandiosos para nuestro emprendimiento.

Dada mi nula experiencia en este tipo de postulaciones, es que además de estudiarme las Bases del Concurso; asistí a cuanta charla se ofrecía respecto a estos fondos. Comencé entonces a redactar mi proyecto, ajustándome a las Bases del concurso y tomando en consideración los consejos que recibí. Este proceso no fue breve, tardé varias semanas en completarlo, ya que el formulario en línea era bastante extenso y se debe detallar minuciosamente cada parte del proyecto, y mi intención era formular algo coherente en forma y fondo.

Dado que existen dos fondos para emprendedores (Capital Semilla y Abeja Emprende SERCOTEC), postulé a ambos. Transcurrieron varios meses desde que envié mi postulación, donde la incertidumbre se apoderaba de mí.

Fue casi a finales del mes de Julio de 2017, cuando me enteré que había sido pre-seleccionada en ambos concursos (no era ganadora aún); y como son excluyentes (no puedes adjudicarte ambos, por razones lógicas), y dada la puntuación obtenida, es que automáticamente se “eliminó” mi postulación al Capital Abeja (exclusivamente para mujeres), y mi postulación siguió en curso sólo por el Capital Semilla (donde postulan gran cantidad de hombres y tan sólo unas pocas mujeres). Estaba muy feliz de haber sido pre-seleccionada, por lo que estuve siempre atenta a las entrevistas y visitas técnicas que vendrían.

Algo anecdótico que sucedió, y que en algún momento me hizo temer no adjudicarme el Capital, fue haber oído comentarios del tipo “el Capital Semilla es difícil que te lo ganes, ya que compites con muchos hombres”. No obstante eso, finalmente fui una de las pocas mujeres que concursó por el Capital Semilla Emprende de SERCOTEC, y me lo adjudiqué. ¡Mi felicidad era infinita!

Creo que la principal barrera, más allá de la implementación -el Capital Semilla me permitió adquirir bastantes herramientas y maquinaria para elaborar mis productos-, es encontrar el lugar adecuado y sobre todo que cuente con los permisos sanitarios para su funcionamiento. Creo que es la principal limitante a la que nos enfrentamos todos quienes emprendemos en el rubro gastronómico. Pese a que hay lugares en la Región Metropolitana, donde puedes arrendar estaciones de trabajo equipadas y con Resolución Sanitaria (Cowork), pero el costo es sumamente alto, por lo que es complejo aventurarse si no tienes un volumen de ventas que te permita solventar este costo fijo.

¿Cómo se define una Pastelería de Autor?

Para nosotros, una Pastelería de Autor, como La Petite Sweet, es aquella que intenta añadir su sello personal a cada preparación, ideando nuevos productos y combinando nuevos sabores y texturas. Nosotros, nos definimos como Pastelería de Autor, ya que otorgamos un sentido artesanal a nuestros productos y a nuestra producción (por ejemplo, las fotografías son tomadas 100% por nosotros a nuestros productos). Nuestras recetas son caseras, no utilizamos conservantes, potenciadores, estabilizantes ni premezclas, y el colorante, sólo es empleado en dosis mínimas para dar color al royal icing de nuestras galletas decoradas. Intentamos crear nuevas combinaciones de sabor (Ej: Torta Amir: bizcocho de chocolate, crema capuccino, trozos de chocolate bitter y frutos rojos), y nos esforzamos por responder a las distintas necesidades de nuestros clientes (en mi caso, soy intolerante a la lactosa), por lo que constantemente innovamos para que todos puedan disfrutar sin culpa, ofreciendo a la fecha alternativas sin azúcar, sin lactosa y/o veganas.

La Petite Sweet busca ser una marca reconocida como la red de Pastelerías de Autor más importante a nivel nacional y Latinoamericano. Que la historia detrás de este emprendimiento constituya una motivación para otros emprendedores a luchar por dedicarse a lo que aman, aunque ello requiera cambiar de rumbo completamente.

¿Cómo ha sido la relación y experiencia con tus proveedores? Nos interesa un poco conocer respecto a tus proveedores de harinas, hornos, etc.

En general, ha sido buena, en cuanto a los proveedores de herramientas, utensilios y maquinaria, así como también insumos y materias primas, los que compro en locales establecidos, donde me aseguren que lo productos están frescos (me fijo mucho en la fecha de elaboración/vencimiento) y que estén envasados. Y tal como lo hacía en el Laboratorio, rotulo todo.

¿Nos cuentas la linda anécdota de tu matrimonio y los pasteles?

El año 2017, fue maratónico para mí, ya que simultáneamente, La Petite Sweet recibía pedidos, ejecutaba el Capital Semilla de SERCOTEC y preparábamos nuestro matrimonio.

Como La Petite Sweet es muy especial para nosotros, quisimos que estuviera presente el día de nuestro matrimonio; por lo que ofrecimos a nuestros invitados, una “Mesa de Dulces o Candy Bar”, repleta de delicias elaboradas por La Petite Sweet (es decir, por la novia). Es fácil imaginar lo estresada y cansada que estuve hasta la noche anterior, donde continuaba decorando y horneando galletas y muffins.

El día sábado por la mañana, antes de irnos al Cajón del Maipo –donde fue nuestro matrimonio- preparamos una maleta con todos los dulces, y todo lo necesario para montar la Mesa de Dulces, que incluía 200 trufas de chocolate –preparadas también la noche anterior-; las que descansaron tranquilamente en el refrigerador porque se nos quedaron. A pesar de los nervios, y el estrés, todo resultó maravilloso, los invitados estaban felices y disfrutaron mucho. Y bueno, sólo nosotros recordábamos que nos esperaba un festín de trufas de chocolate a nuestro regreso.

Su website www.lapetitesweet.cl pronto será re-lanzado con nuevos productos, y si desean estar al tanto de sus delicias, la marca es bastante activa en Redes Sociales. Respecto a esto último, un consejo para todos los emprendedores del bakery; o se nace con el talento y la paciencia para gestionar en persona los contenidos del social media o se encarga a una agencia especializada. Muy pocas veces la vía de un pariente o amigo funciona en mediano o largo plazo, por mucha “buena voluntad” que se le ponga… ¡Pastelero a tus Pasteles!

Celular: +569 7711 5510

Facebook e Instagram: @lapetitesweet.cl

Correo: contacto@lapetitesweet.cl


Califica esta nota:
(promedio: 0 sobre 0 votos)
Visitas: 0

Avisajes

  • Avisaje Soprole
  • Avisaje Gasco
  • Avisaje Carozzi Food Service
  • Avisaje Heredia Molinos

  • Avisaje Camilo Ferron
  • Avisaje Chile Huevos
  • Avisaje Banco Estado
  • Avisaje Evolution Fi
  • Avisaje Intersicop

Formulario de Contacto

[ Cerrar Formulario]

 
Comunicate con nosotros y te responderemos a la brevedad.
(* Campos Obligatorios)


No lo entiende? Click Aquí.

Gracias por contactarnos, pronto uno de nuestros ejecutivos respondera tu solicitud.